Tarifas y opiniones

Una de las mayores motivaciones de nuestro trabajo es conseguir ayudar a las personas que lo están pasando mal. Nos encanta hacerlo desde nuestra consulta, pero no queremos quedarnos ahí, y por eso hemos llegado a un acuerdo de colaboración con la asociación Cotlas, para que, junto a ti, y sin aumentar los precios de nuestra consulta, podamos seguir ayudando a los colectivos más necesitados. Cotlas es una ONG valenciana de voluntariado social, fundada en 1982, que aporta soluciones a personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer, discapacidad, tercera edad o infancia hospitalizada. Así, por cada sesión que realices con nosotras, donaremos un euro a esta asociación, sin ningún coste para ti, para, entre todos, hacer un mundo más justo.

Las tarifas de nuestro centro son las siguientes:

- Tratamiento individual y terapia niños y adolescentes: 45€ 

- Tratamiento individual online: 45€

- Terapia de pareja: 60€*

*(Los celos patológicos no son terapia de pareja, por lo que su tarifa es como tratamiento individual) 

La opinión de nuestros clientes es fundamental para nosotras. Así, hemos querido dar voz a algunos de ellos.

"En realidad yo no sabía muy bien cuál era el problema, simplemente me di cuenta de que cada día estaba más triste y con menos ganas de hacer las cosas, me pasaba mucho tiempo en la cama y por la noche no podía dormir. Tenía mucha ansiedad y no me atrevía a salir de mi casa apenas, porque todo me daba miedo. Mi mayor miedo era a volar y era imperativo para mi trabajo por lo que empecé a boicotear mi carrera para no tener que hacerlo. En unos meses me quedé completamente encerrada y cada vez más hundida.

Lo trabajamos con terapia cognitivo-conductual, trabajando por un lado los pensamientos negativos que me producían el miedo y que me impedían avanzar. Aprendiendo nuevos patrones de conducta y cambiando los anteriores. Por otro lado trabajamos la depresión con actividades agradables que me volviesen a dar ganas de estar activa.

La terapia no fue fácil, porque eran cosas muy sutiles, es muy difícil aprender a cambiar una conducta que has tenido siempre y muchas veces ni te das cuenta de lo que estás pensando en realidad, pero mi psicóloga (Iris) estuvo a mi lado en todo momento, apoyándome y dándome consejo.

El beneficio más directo ha sido recuperar mi vida, poder hacer cosas que anteriormente ni me atrevía a pensar que sería capaz de hacer, como volar a  17000km yo sola sin ningún tipo de ansiedad ni medicación. Creo que he crecido mucho como persona y cuando miro atrás me parece que todo esto es algo muy lejano. Estoy muy feliz de haber hecho la terapia y creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado." 

"Con respecto a cuál fue el problema que me llevó a pedir ayuda. Tenía un pensamiento irracional que me causaba ansiedad y que se fue extendiendo a casi todos los ámbitos de mi vida especialmente cuando estaba fuera de casa. El problema lo trabajamos con una terapia cognitivo conductual que tardó un par de meses y estuvo orientada a lidiar concreta y directamente con el problema.

A partir de ahí y gracias a la terapia que llevé a cabo con mi psicóloga Laura logré detener la extensión de mi ansiedad a otras áreas de mi vida y de hecho fue paulatinamente retrocediendo hasta sólo existir en momentos muy puntuales.  La terapia me dio herramientas que hasta el día de hoy (tres años después) aplico cuando me encuentro en una situación de duda o cercana al problema. Tengo la mejor opinión de mi psicóloga, estoy muy contenta de haberla encontrado para este problema puntual y de su profesionalismo en la aplicación de la terapia así como en su atención.

Todo el proceso que viví ha sido una verdadera experiencia personal, de crecimiento pero sobre todo de autoconocimiento. Si bien al principio lo vi como algo negativo luego me di cuenta que era parte de un proceso, que era parte de mí y que debía afrontarlo de forma positiva pues me estaba mostrando un reflejo de mi persona y con ello aspectos que podía intentar cambiar. " 

"Me encontraba mal, cansado, triste y desesperado. No era yo. Jamás me había sentido así. Pensamiento de inferioridad, comparaciones con otras personas de mi mismo sexo. Todo fue un proceso muy doloroso, decidí pedir ayuda porque yo no podía llevar todo esto. Mi cabeza, no paraba. Desde bien pronto, por la mañana, hasta por la noche. Todos los días,  lo mismo.

Desde el primer momento, me hicieron afrontar los problemas y no "saltar sobre ellos".  Hice un trabajo de exposición, apuntando todos y cada uno de mis pensamientos. Es duro, muy duro, sobretodo cuando llegas a un punto en el que no te imaginas el dolor que te pueden causar.  Pero todo este trabajo merece la pena, te ayuda a soltar todo lo que llevas dentro. Me hizo ser más duro y volver a recuperarme poco a poco.
Todo lo que puedas decir de Iris, es positivo. Me ayudó muchísimo. Desde el primer momento, me hizo ver que esto era un pequeño bache y que todo se iba a solucionar. Jamás olvidaré lo que hizo por mí. Su ayuda fue esencial. Siempre le estaré agradecido. Cuándo se tiene un problema, hay que reconocerlo. Ese el primer paso. No hay que olvidarlo.
He aprendido a luchar cómo siempre. He recuperado la esencia. Tengo los problemas de cualquier persona cotidiana pero los afronto de otra manera. Desde la terapia, he mejorado una barbaridad. La sonrisa me ha vuelto, de verdad, sigo motivado."

"Me encuentro mucho mejor. La terapia me ha ayudado mucho, y he conseguido normalizar mi día a día. Lo que aprendí con la ayuda de mi psicóloga Laura fue a reconducir mis pensamientos negativos y no darle importancia a los comentarios y opiniones de terceras personas y poner más en valor las opiniones de mis familiares y amigos."

Juan Alfonso:

“El problema que me llevó a pedir ayuda es la fobia a las cucarachas. Para ello decidí ponerme en contacto con mi psicóloga en busca de encontrar una ayuda que necesitaba. Este es un tema que me molestaba especialmente en verano, cuando las calles de la ciudad se llenan de este insecto tan desagradable. 

La terapia se realizó mediante la exposición progresiva y el control de la ansiedad. Primero empezamos visionando el problema y controlando los picos de ansiedad. Una lección muy valiosa que me llevo es que la ansiedad siempre acaba bajando mediante una exposición progresiva. Tras visionar el problema, pasamos a ver imágenes del insecto que me producían unos niveles de ansiedad moderados. Poco a poco tras visionar las imágenes en diferentes momentos la ansiedad bajaba y ya estaba dispuesto a pasar a la siguiente fase ver videos. La terapia fue avanzando hasta que yo podía llegar a pisar una real y llegar a recogerla. 

La conclusión es que los métodos utilizados funcionan y sabe cómo guiarte a superar una fobia. Además empatiza con el cliente y se implica en su trabajo para conseguir que éste llegue a sus objetivos de una manera efectiva. Sin duda, recomiendo contratar sus servicios ya que con seguridad se quedará satisfecho con su trabajo y resultados.”

“Me llevó muchísimo tiempo pedir ayuda la verdad...porque pensaba que se me pasaría en un tiempo esos dolores de barriga que me hacían ir cada dos por tres al baño y la verdad es que cada día mi ansiedad estaba aprendiendo hacer las cosas cada vez "mejor" y con "mejor" me refiero a que pretendía conseguir anularme por completo, era ella la que tomaba las decisiones de dónde ir, qué hacer, cómo hacerlo etc. y así estuve por un tiempo largo hasta que me di cuenta que las sensaciones físicas que notaba como por ejemplo ese nerviosismo que te pide que salgas corriendo, esos sudores fríos, esa taquicardia que sientes que se te sale el corazón, dolores musculares, mal dormir los días de antes porque sabía que la situación temida se acercaba...un sin fin de cosas que tras mucho tiempo de aguantar, ya eran tantas que me llevaron a buscar ayuda y desde luego fue la mejor decisión que tomé. Por fin entendía mejor todo lo que me pasaba, aprendí a identificar las sensaciones físicas, los pensamientos, mis escapes y huidas de las situaciones que me daban miedo, es decir, todo aquello que hacía que el problema en lugar de desaparecer se agravará. En definitiva pedir ayuda fue lo mejor que hice para poder entender mejor mi problema y cómo solucionarlo porque desde luego y doy fé de ello DE QUE SE PUEDE ATAJAR Y SOLUCIONAR hasta el punto de que la ansiedad desaparece por completo ante una misma situación que antes hubiese sido la peor de las situaciones para mi y que con el tiempo estás en esa misma situación y sorprendentemente estás como si nada (creedme que es así porque yo era la mayor de las escépticas en creerme que aquello que sentía se pudiese pasar en el tiempo y es que se acaba pasando). Lo único que recomiendo a quién me esté leyendo que si te pasa como a mi acude cuanto antes porque cuanto antes vayas antes solucionarás el problema y menos ventaja le habrás dado a la ansiedad para que crezca. 

Semana tras semana y  con muchísimo esfuerzo por mi parte de enfrentarme aquello que más miedo me daba como por ejemplo era viajar y no estar cerca de un aseo. Con mi psicóloga aprendí como ya he dicho antes a identificar pensamientos que para mí eran ABSOLUTOS y pues bueno al enfrentarme a esas situaciones que me daban miedo descubrí que absoluto absoluto...jajaja hay pocas cosas y que lo que piensas que va a pasar en la gran mayoría de ocasiones NO PASA. Aprendí entonces a reajustar mis pensamientos para que fueran realistas y no tan catastrofistas como lo eran hasta la fecha

La terapia cognitivo-conductual maravillosa te enseña a ponerle un toque de realismo a las cosas porque ni todo es tan bueno ni tan malo como lo era en mi caso. Y que una vez empiezas a trabajar con ella sirve para cualquier aspecto de tu vida, es...como llenar tu mochila de pequeños paracaídas para que cuando "te caigas" se puedan abrir y la caída, desde luego sea menos fuerte, básicamente tus herramientas salvavidas. 

Y de mi psicóloga, puedo decir que es estupenda, es cercana, confidente, no juzga, simplemente te transmite completa tranquilidad cuando le estás contando lo que para ti en ese momento es lo más horrible del mundo y es que ahora entiendo esa tranquilidad, puesto que ella había visto antes "miles y miles" de veces eso que tú le estás contando y es que sabe más que de sobra que se puede tratar y que hay éxito tras su aplicación.”

He aprendido que hay que relativizar las cosas en la vida, que lo que piensas que va a pasar en un porcentaje muy alto de ocasiones no pasa y que por fin me creo que las cosas acaban pasándose y se abren nuevas etapas y es que no te quedas estancado en esa etapa si estás haciendo por solucionarla aunque sé de sobra que en el momento es algo más que difícil de creer acaba pasando y desapareciendo el problema. Tengo que avisaros que en el momento no ves resultados inmediatos pero a medio y largo plazo los veréis porque lo que sí he aprendido es que hay que ser constante y que con el tiempo se pasa. Y NO DARLE MÁS IMPORTANCIA DE LA JUSTA Y NECESARIA al problema, que sólo es eso...un bache que se puede reparar y que como va a estar ahí el problema, tienes 2 opciones o la mala (que no es opción) o la buena, es decir, afrontarlo con ganas y mucho optimismo, QUE TODO ACABA PASANDO."